domingo, 18 de enero de 2009

2. La plantación.



Plantar es sencillo una vez las plantas están preparadas - me refiero a plantas de raíz desnuda, que es mi opción preferida.

Los rosales comprados con la raíz desnuda soportan perfectamente el transporte desde cualquier buen vivero de Europa. Dependerá del momento en que se haga el pedido el que los envíen más tarde o más temprano, pero siempre llegan entre finales de octubre y principios de febrero.

Se deben plantar sin tardanza, a menos que la meteorología sea muy rigurosa. En ese caso se puede esperar un momento más adecuado sin problema alguno. Si no se plantan inmediatamente lo único que hay que hacer para conservarlos en buen estado es abrir una pequeña zanja en la cual se colocan los rosales tumbados, cubriéndolos con tierra, aunque no totalmente, siempre se deja el tercio superior al aire. Si las temperaturas fuesen muy bajas se cubriría la tierra con hojas o con periódicos y plásticos, retirándolos inmediatamente en cuanto el tiempo mejore

Antes de empezar el trabajo de plantación propiamente dicho es importante preparar la tijera de podar, teniéndola perfectamente afilada y desinfectada. Yo tengo siempre a mano un pequeño bote de cristal con agua y un chorro de lejía. Para afilar la tijera suelo usar una pequeña piedra de esmeril que sea plana por un lado y redondeada por el otro, el lado plano es para suavizar el filo.

Debemos recordar que ya tenemos el agujero preparado y hemos utilizado la tierra superficial, más rica y mezclada con compost para rellenar el fondo del agujero – ver entrada anterior del diario.
Antes de colocar el rosal en el hoyo hay que recortar todas las raíces unos centímetros. También deben recortarse las ramas, haciendo el corte sobre una yema que mire hacia fuera, siempre en bisel para que el agua de la lluvia escurra por el corte sin dañar el brote.


Una vez preparada la planta la colocaremos en el centro del agujero sobre un montoncito de tierra, con las raíces bien estiradas, y las cubriremos con un poco de tierra que tendremos reservada - tierra sin mezcla de abono.

Atención: en este momento es cuando hay que fijarse en el nivel al que quedará el cuello del injerto: lo correcto será que quede cubierto por tres centímetros de tierra. Deberá ajustarse la cantidad de tierra bajo las raíces para obtener ese nivel.

Ya podemos empezar a rellenar el agujero alrededor de la planta con la tierra del segundo montón que habíamos reservado al hacer el agujero, la menos fértil.

Una vez relleno se aprieta un poco la tierra con los pies y se riega - una regadera de unos siete litros será suficiente. Hay que esperar a que el agua sea absorbida y entonces se coge con cuidado la planta y se le da un tironcito hacia arriba, entonces se vuelve a regar y comprime de nuevo un poco la tierra para que no queden bolsas de aire cerca de las raíces.

Ya está listo.

2 comentarios:

  1. Gracias por esta magnífica información tan clara y completa. Estoy deseando leer los siguientes pasos.
    Mis rosales son de ciudad y plantados en macetas, unos en un patio abrigado y poco soleado que suelen comenzar su floración a finales de abril, otros en una terraza soleada plantados en mayo de 2008 y que han estado muy sanos. No sé cuando comenzarán a florecer estos últimos. Alguno ha dado flores hasta diciembre. Este año el invierno está siendo frio. ¿Cuándo debo podarlos?
    Un beso, Montse

    ResponderEliminar
  2. ES ahora el momento de empezar la poda

    Un beso.

    ResponderEliminar